Checo Pérez, otra víctima de una ‘orden de equipo’

Por: Especial
Sergio Perez. Foto: Agencia Reforma


Sineli Juana Santos Cárdenas                      
Agencia Reforma
Cd. de México, México 22-May-2022 .- La Fórmula Uno es un deporte en donde importa ganar a nivel individual y en equipo.
 
Dependiendo de las circunstancias y de qué tan cerca esté una escudería de otra en la pelea por el título, las estrategias desde el garage pueden llegar a ser polémicas.
 
En el Gran Premio de España, que se celebró este domingo, Red Bull usó la llamada «orden de equipo» para darle una pequeña ventaja a Max Verstappen.
 
Ante el abandono de Charles Leclerc y los constantes problemas de Carlos Sainz Jr., Ferrari perdió toda la ventaja y le dejó el camino libre a la escudería austriaca.
 
Asegurar el 1-2 para los Toros Rojos no fue sencillo. El mexicano Sergio Pérez logró mantenerse al frente de la carrera y parecía tener un mejor ritmo que el neerlandés, quien batalló con el DRS durante toda la carrera.
 
Sin embargo, en su segunda entrada a boxes, el campeón del mundo, encontró el balance en el RB18 y para cruzar primero la bandera a cuadros fue necesario que desde el radio le pidieran a Pérez que le cediera el lugar, algo que calificó como injusto el conductor tapatío.
 
El resultado, al final, benefició al equipo de las bebidas energéticas, no obstante, con la segunda plaza, Verstappen se ponía líder en el Campeonato de Pilotos, sin la necesidad de recurrir a la polémica a falta de 16 Grandes Premios.
 
Aunque a muchos aficionados no les guste, las órdenes de equipo siempre han existido en la máxima categoría del automovilismo.
 
Durante el GP de Austria en 2002, Ferrari le pidió al brasileño Rubens Barrichello que le cediera el primer lugar a Michael Schumacher, pero se negó. Fue hasta la recta principal cuando Barrichello frenó e hizo lo que quería su escudería dejando en evidencia al siete veces campeón.
 
A partir de esta acción, la Federación Internacional de Automovilismo prohibió dichas acciones, pues alternaban el desenlace de la competencia.
 
El español Fernando Alonso fue otro de los beneficiados por las decisiones internas de los equipos. En el GP de Alemania 2010, el brasileño Felipe Massa se coló hasta la punta tras superar al ibérico y al alemán Sebastian Vettel, y así continuó hasta que cambió sus gomas y el rendimiento poco a poco bajaba.
 
Fue en ese momento que los Maranello avisaron a Massa que debía intercambiar posiciones con Alonso, y como consecuencia pagaron una multa de 100 mil dólares por no cumplir con el reglamento, pero eso detonó que dichas maniobras volvieran a ser legales.
 
Las estrategias no siempre terminan en disgustos, sino en accidentes, tal y como sucedió con Sebastian Vettel y Mark Webber en Alemania 2010.
 
El australiano iba al frente de la carrera y del Campeonato de Pilotos, y el alemán lo perseguía. Red Bull pidió a Webber cuidar el combustible, pero Vettel se acercó y para evitar el rebase, los autos colisionaron y solo el de Mark se salvó.
 
En Mercedes, Toto Wolff aplicó la misma orden en múltiples ocasiones con Valtteri Bottas, que decepcionado, tuvo que obedecer y abrirle la puerta a Lewis Hamilton, como ocurrió en el GP de Rusia de 2018.
 
El finlandés había largado mejor que su compañero, incluso tenía una ventaja considerable a la mitad de la carrera.
 
Sin embargo, James Vowles avisó que Hamilton tenía dificultades con el neumático trasero, y que probablemente perdería ante el Ferrari de Sebastian Vettel. Bottas aceptó, le dio el paso al inglés y detuvo al alemán.
 
Lo sucedido en Barcelona seguramente se repetirá con otras escuderías, si no se recurren a las órdenes por radio los puntos perdidos pueden cobrar factura con el tiempo.rdenas                      
Agencia Reforma
Cd. de México, México 22-May-2022 .- La Fórmula Uno es un deporte en donde importa ganar a nivel individual y en equipo.
 
Dependiendo de las circunstancias y de qué tan cerca esté una escudería de otra en la pelea por el título, las estrategias desde el garage pueden llegar a ser polémicas.
 
 En el Gran Premio de España, que se celebró este domingo, Red Bull usó la llamada «orden de equipo» para darle una pequeña ventaja a Max Verstappen.
 
Ante el abandono de Charles Leclerc y los constantes problemas de Carlos Sainz Jr., Ferrari perdió toda la ventaja y le dejó el camino libre a la escudería austriaca.
 
Asegurar el 1-2 para los Toros Rojos no fue sencillo. El mexicano Sergio Pérez logró mantenerse al frente de la carrera y parecía tener un mejor ritmo que el neerlandés, quien batalló con el DRS durante toda la carrera.
 
Sin embargo, en su segunda entrada a boxes, el campeón del mundo, encontró el balance en el RB18 y para cruzar primero la bandera a cuadros fue necesario que desde el radio le pidieran a Pérez que le cediera el lugar, algo que calificó como injusto el conductor tapatío.
 
El resultado, al final, benefició al equipo de las bebidas energéticas, no obstante, con la segunda plaza, Verstappen se ponía líder en el Campeonato de Pilotos, sin la necesidad de recurrir a la polémica a falta de 16 Grandes Premios.
 
Aunque a muchos aficionados no les guste, las órdenes de equipo siempre han existido en la máxima categoría del automovilismo.
 
Durante el GP de Austria en 2002, Ferrari le pidió al brasileño Rubens Barrichello que le cediera el primer lugar a Michael Schumacher, pero se negó. Fue hasta la recta principal cuando Barrichello frenó e hizo lo que quería su escudería dejando en evidencia al siete veces campeón.
 
A partir de esta acción, la Federación Internacional de Automovilismo prohibió dichas acciones, pues alternaban el desenlace de la competencia.
 
El español Fernando Alonso fue otro de los beneficiados por las decisiones internas de los equipos. En el GP de Alemania 2010, el brasileño Felipe Massa se coló hasta la punta tras superar al ibérico y al alemán Sebastian Vettel, y así continuó hasta que cambió sus gomas y el rendimiento poco a poco bajaba.
 
Fue en ese momento que los Maranello avisaron a Massa que debía intercambiar posiciones con Alonso, y como consecuencia pagaron una multa de 100 mil dólares por no cumplir con el reglamento, pero eso detonó que dichas maniobras volvieran a ser legales.
 
Las estrategias no siempre terminan en disgustos, sino en accidentes, tal y como sucedió con Sebastian Vettel y Mark Webber en Alemania 2010.
 
El australiano iba al frente de la carrera y del Campeonato de Pilotos, y el alemán lo perseguía. Red Bull pidió a Webber cuidar el combustible, pero Vettel se acercó y para evitar el rebase, los autos colisionaron y solo el de Mark se salvó.
 
En Mercedes, Toto Wolff aplicó la misma orden en múltiples ocasiones con Valtteri Bottas, que decepcionado, tuvo que obedecer y abrirle la puerta a Lewis Hamilton, como ocurrió en el GP de Rusia de 2018.
 
El finlandés había largado mejor que su compañero, incluso tenía una ventaja considerable a la mitad de la carrera.
 
Sin embargo, James Vowles avisó que Hamilton tenía dificultades con el neumático trasero, y que probablemente perdería ante el Ferrari de Sebastian Vettel. Bottas aceptó, le dio el paso al inglés y detuvo al alemán.
 
Lo sucedido en Barcelona seguramente se repetirá con otras escuderías, si no se recurren a las órdenes por radio los puntos perdidos pueden cobrar factura con el tiempo.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más

EnglishEspañol