La falsa teoría legal detrás del negacionismo electoral de Mike Johnson

Por: Especial

By: Peter Schurmann / EMS

El presidente republicano de la Cámara de Representantes declaró esta semana a Face the Nation que las elecciones de 2020 fueron inconstitucionales basándose en una teoría jurídica desacreditada que, de aplicarse, desharía el núcleo de la democracia estadounidense

Mike Johnson, presidente republicano de la Cámara de Representantes. (Imagen via Flickr)

En una entrevista con Face the Nation el pasado fin de semana, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, repitió la falsa afirmación de que las elecciones de 2020 fueron inconstitucionales. La afirmación de Johnson, parte de una campaña continua de negacionismo electoral por parte de los legisladores republicanos para poner en duda la legitimidad de la presidencia de Joe Biden, se basa en una teoría jurídica oscura y desacreditada que, según Tom Wolf, del Brennan Center, desmantelaría el sistema de controles y equilibrios que es un sello distintivo de la democracia estadounidense.

Las afirmaciones de Mike Johnson sobre las elecciones de 2020 y la legitimidad del presidente Biden se basan en una teoría legal que fue rechazada por SCOTUS (Tribunal Supremo de Estados Unidos) el verano pasado. ¿Cuál es esa teoría?

La teoría de la Legislatura Estatal Independiente es una teoría de interpretación constitucional descabellada y desacreditada que dice que las legislaturas estatales tienen la capacidad de establecer las reglas para las elecciones federales sin ninguno de los controles y equilibrios normales proporcionados por las constituciones estatales, los tribunales estatales, los vetos del gobernador. Los defensores de esta teoría afirman que las legislaturas estatales pueden hacer prácticamente lo que quieran. Ahora bien, en el territorio de las elecciones presidenciales, eso se traduce en la afirmación de que los legisladores estatales pueden ignorar el resultado del voto popular en su estado y nombrar a quienes quieran como candidatos presidenciales.

Según esta teoría, ¿los legisladores estatales pueden ignorar a los votantes?

Ese es su argumento. Hay un par de cosas clave a tener en cuenta aquí. Esa nunca ha sido la ley. Afirmativamente no era la ley durante las elecciones de 2020, cuando el presidente Johnson estaba tratando de organizar a los miembros del Congreso para alentar a los tribunales a anular los resultados electorales. Y ciertamente no es la ley después de que el Tribunal Supremo afirmara que no es la ley el verano pasado en el caso Moore v Harper. Este caso examinó la teoría de la Legislatura Estatal Independiente en el contexto de la redistribución de distritos. El dictamen del tribunal acabó con la teoría de la Legislatura Estatal Independiente. Ya no queda nada. Nunca existió una Legislatura Estatal Independiente y tampoco existe ahora.

Y, sin embargo, Johnson y otros en la derecha siguen insistiendo en que la victoria de Biden fue ilegítima sobre la base de esta teoría desacreditada.

Joe Biden ganó las elecciones de 2020 y no hay forma de justificar lo contrario a ese resultado ni    de fundamentar constitucionalmente un golpe de Estado. Las elecciones se llevan a cabo bajo las leyes que se ponen en marcha a través del sistema de gobierno que existe en el estado en el momento de la elección. Los tribunales estatales tenían en ese momento, y siguen teniendo, la autoridad para supervisar la legalidad de las leyes que la legislatura estatal pone en marcha y así garantizar que las elecciones se desarrollen de manera justa y equitativa.

Cuando se abordó el caso ante la Legislatura Estatal Independiente, en el contexto de la redistribución de distritos de Carolina del Norte, el Tribunal Supremo lo anuló. Y al hacerlo, no hizo más que afirmar varias cosas que se sabían desde hacía mucho tiempo.  En primer lugar, los tribunales estatales han ejercido la revisión judicial de las leyes estatales durante siglos. Esa no es sólo la forma en que las elecciones han funcionado, sino la forma en que el gobierno ha funcionado en este país desde su fundación por cientos de años hemos conducido nuestras elecciones de acuerdo con controles y equilibrios. Las múltiples generaciones de estadounidenses que lo han hecho y las múltiples generaciones de jueces que han supervisado esas elecciones no se equivocaron.

El Presidente de la cámara, Johnson y sus aliados, no han descubierto un profundo secreto constitucional que ninguno de nosotros conocía. Están presentando una teoría legal sin fundamento en un intento de … absolverse a sí mismos de estar implicados en un intento de derrocamiento del gobierno estadounidense o de intentar sentar las bases para anular los resultados de las elecciones en el futuro. Ninguna de las dos cosas son válidas. No lo eran en su momento. No lo son ahora.

Si Moore v. Harper hubiera ido por otro camino, y se hubiera permitido que esta teoría se mantuviera, ¿cómo habría sido en la práctica?

Si se hubiera mantenido, habríamos acabado en un país en el que el poder legislativo toma todas las decisiones y el pueblo no tiene nada que decir al respecto. Así, por ejemplo, pueden trazar las líneas de los mapas de los Distritos Congresionales como quieran, sin que las constituciones estatales o los gobernadores puedan intervenir. Usted estaría dejando todo esto en manos de nuestro Congreso, el cual está bloqueado, para que potencialmente legisle con un Tribunal Supremo de Estados Unidos, extremadamente conservador y que nunca ha demostrado ser favorable a los votantes. De hecho, ha demostrado ser activamente hostil a los votantes desde hace más de una década, si no es que más.

Básicamente se está pasando de un sistema de controles y equilibrios, que es lo que hemos tenido durante más de dos siglos, a un sistema de supremacía legislativa en el que los legisladores deciden todo y el pueblo no tiene forma de oponerse. Se trata de una remodelación drástica de toda la estructura del gobierno estadounidense.

Si esta teoría fue tan rotundamente rechazada, ¿por qué seguimos hablando de ella hoy en día? ¿Por qué tiene tanta fuerza?

Seguimos hablando de ella hoy en día debido a la agenda de negacionismo electoral que están lanzando los políticos de la derecha, quienes la utilizan como una forma de disfrazar el negacionismo electoral con lo que podría parecer una opinión jurídica razonable. No es una opinión legal razonable.

Lo que los comentarios del Presidente de la Cámara, Johnson, durante el fin de semana sugieren es que cuando los tribunales estatales permiten a los votantes más libertad de acción en períodos de emergencia como Covid, deben asegurarse de que sus votos sean contados. De alguna manera están violando la Constitución federal al desviar las leyes que han sido aprobadas por la legislatura estatal, que bajo la teoría de la Legislatura Estatal Independiente, establece que no hay controles y equilibrios en las reglas para las elecciones federales. Esa opinión era errónea en 2020, porque ya había más de 100 años de jurisprudencia del Tribunal Supremo diciendo que ese no era el caso. Y es ciertamente errónea después de la publicación de Moore v Harper este verano pasado, cuando el Tribunal Supremo acabó definitivamente con la teoría de la Legislatura Estatal Independiente.

Aun así, una encuesta del WaPo y la Universidad de Maryland de este mes reveló que más estadounidenses cuestionan la victoria de Biden que hace dos años. Teniendo en cuenta todo lo que ha expuesto aquí, ¿qué le indica eso sobre la erosión de la confianza en nuestro sistema electoral?

Llegados a este punto, debería quedar muy claro, e incluso el Tribunal Supremo se pronunció al respecto, que las elecciones de 2020 fueron unas elecciones limpias, y el resultado de las mismas fue que Joe Biden ganó. No hay reglas secretas de alguna manera codificadas en la Constitución que nadie ha descubierto hasta ahora que establezcan que fue una elección mal decidida.

Este tipo de invocaciones continuas de falsa legalidad para reescribir la historia de 2020 son desalentadoras porque parece estar creando un ambiente en el que la gente no puede confiar ni en las elecciones ni en la realidad. Pero creo que es importante que la gente se aferre a esto, ya que esta continua distorsión tanto del registro histórico como de la ley está ocurriendo, que siempre ha sido el caso, y es su derecho como estadounidense que vive bajo la democracia en este país, que los controles y equilibrios se aplican a nuestras elecciones y que los legisladores estatales no tienen libre albedrío para crear las reglas que quieran … ni tienen vía libre para hacer caso omiso de su voto para presidente, anular a la mayoría y nombrar a su propio candidato. Eso es simplemente falso. No tenían ese poder en 2020. No lo tienen ahora. Y no lo tendrán en el futuro.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más

EnglishEspañol