Confían que Biden acelere distribución de vacuna contra Covid-19

Por: Nora Estrada

Los Ángeles.- Aunque expertos aceptan lentitud en la distribución y aplicación de la vacuna contra el Covid-19 en el país, también consideran que las fallas de estos procesos podrían llegar a su fin al asumir Joe Biden la presidencia, en quien confían para inmunizar a todos los estadounidenses lo más pronto posible.

Se esperaba que para fines del 2020 unos 20 millones de dosis de las vacunas Pfizer y Moderna estuvieran en brazos de las personas, pero hasta ahora solo 4.5 millones de personas han recibido una dosis única de la vacuna de dos dosis.

Robert M. Wachter, profesor y presidente del Departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco, y el doctor William Schaffner, profesor de Medicina Preventiva del Departamento de Políticas de Salud, participaron en una conferencia virtual organizada por Ethnic Media Services para discutir sobre cuáles son los desafíos porque el despliegue es lento, es real o percepción de los medios, que grupos están mas indecisos y por que

 Wachter dijo que no le sorprenden las fallas en la distribución de la vacuna porque ese tipo de cosas suceden cuando no hay una guía nacional.

“Lo único que hemos hecho bien con esto del Covid-19 es descubrir la vacuna. Nos hubiéramos beneficiado mejor teniendo un plan a nivel nacional.

“Ya se había planeado mas o menos bien, pero hubo problemas, en la última fase de la distribución, en la última milla, no había un plan nacional y los estados lo hicieron por su cuenta y no se dieron cuenta de la complejidad del proceso”, comentó.

El profesor distinguido de Ciencia y Medicina Holly Smith calificó de escandalosa la situación en el país debido a que solamente el 30 por ciento de las dosis de vacunas se han podido aplicar a nivel nacional.

“Si millones de personas hubieran recibido la vacuna hace tiempo, ya estarían protegidas”, expresó. “Ahora algunas de esas personas están enfermas, otras van a morir y otras van a terminar en el hospital. Parece que no nos damos cuenta qué es lo que pasa”.

Wachter ​comparó la situación de salud actual ​con el ataque a Pearl Harbor o ​los ​ataques del 9/11 contra las Torres Gemelas.

“Eso ​se vio como una emergencia”, manifestó. “​Y deberíamos ver ​lo que actualmente sucede ​como una emergencia​, tal como se vio para el desarrollo de la vacuna, pero también el proceso de la distribución debió haber sido considerado una emergencia”.

Wachter dijo que el Congreso estadounidense tardó semanas para aprobar el presupuesto de mil millones que se necesitaban para la distribución de la vacuna.

“Hace dos semanas el Congreso pasó un presupuesto de mil millones de dólares que debieron haber pasado hace dos meses. No se dieron cuenta de la complejidad que representaba todo esto”.

El experto dijo que también existe la preocupación sobre el proceso de distribución en las áreas rurales donde se acentúa el problema.

“Pronto vamos a estar en las zonas rurales y ahí vamos a encontrar mucho escepticismo y resistencia”, señaló. “Vamos a enfrentar problemas para convencer a la gente, decirle que las vacunas son importantes, necesarias y seguras. Tenemos que hacer un trabajo extraordinario en las zonas rurales”.

CONFÍAN EN LIDERAZGO 

Wachter confía ​que ​con ​Biden en el poder la lucha contra el Covid-19 será mas agresiva.

“El liderazgo será súper importante”, manifestó. “Para empezar, habrá más fondos”.

Por su parte, Schaffner dijo que esperan mejor comunicación con el gobierno federal .

“Communicación clara y continua”, expresó.

NECESARIAS LAS DOS DOSIS POR PERSONA 

Wachter explicó que los estudios advierten que para que una persona esté protegida contra el virus es necesario que reciba dos dosis de la vacuna.

Dijo que se diseñó un plan para garantizar que la persona que obtuviera la primera dosis de Pfizer y que en tres semanas regresara para recibir la segunda, y para el caso de recibir la de Moderna, en cuatro semanas.

“El punto es que aunque uno tiene las mejores intenciones se está volviendo un problema porque hay políticas muy liberales en cuanto a que la segunda dosis no la están entregando como debería ser”.

Comentó que después de los primeros 10 días de que una persona reciba la primera dosis estáparcialmente protegido.

Según los datos de Pfizer publicados en diciembre de 2020, su vacuna tiene aproximadamente un 52 por ciento de efectividad después de la primera dosis. Con la segunda dosis, su tasa de eficacia se eleva al 94 por ciento.

La vacuna de Moderna tiene una efectividad del 80 por ciento después de la primera dosis, según los documentos que la compañía presentó a la Administración de Drogas y Alimentos. Después de la segunda dosis, su eficacia es de aproximadamente el 95 por ciento.

LA LOGÍSTICA Y LA CIENCIA SE TIENEN QUE ENCONTRAR

Dijo que existe también la preocupación de que una parte de la comunidad no acepte la vacuna por sus creencias muchas veces religiosas.

Wachter dijo que estaba desanimado por el reciente anuncio del gobernador de Ohio, Mike Dewine, de que el 60 por ciento de los trabajadores en hogares de ancianos han optado por no vacunarse. 

“Es absolutamente horrible, porque sabemos que las vacunas son increíblemente efectivas y ahora sabemos que son muy, muy seguras”, expresó.

SUBESTIMARON SITUACIÓN

Para Schaffner, las autoridades simplemente subestimaron la distribución de la vacuna y trataron el asunto como si se tratara de una campaña para erradicar la gripe.

“Algunos estados pensaron que esta sería sólo otra campaña contra la gripe y no se prepararon lo suficiente, lo que ha hecho el proceso mas lento. Esta vacuna es más elaborada para administrar en una variedad de formas diferentes. Eso ha complicado las obras”, dijo.

Comentó que a nivel nacional a veces hay mucha incertidumbre y no se sabe cuándo van a llegar las vacunas.

“Y a veces llegan tarde, y en otras ocasiones llegan con menos dosis de las que se habían previsto, y hasta algunos paquetes de la vacuna han sido enviados a otros estados”, expresó.

Dijo que otros tipos de ejemplos logísticos también suceden a nivel local, sobre todo con la vacuna Pfizer porque requiere niveles de congelación bajos.

“Y esta vacuna solo se puede distribuir a ciertos centros médicos, lo  que ha sido todo un problema para su distribución”, agregó. “La compañía Moderna se está distribuyendo a asilos y hospitales pequeños, pero todo esto toma tiempo”.

El profesor de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, 

Schaffner abordó las dudas sobre las vacunas en la población negra y latina. “Necesitamos extender los beneficios de esta vacuna a toda nuestra población con su maravillosa diversidad en este país.

“En particular, tenemos que llegar a la población negra, la población latina y otras poblaciones minoritarias que tienen razones históricas para desconfiar de la atención médica. Necesitamos no solo brindarles la información, sino también una sensación de tranquilidad y consuelo de que esto es lo correcto. Es bueno para ellos. Es bueno para sus vecinos y su familia ”, señaló.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más

Translate »