Shakira califica como tragedia indescriptible la separación de padres e hijos

Por: Nora Estrada
Shakira publicó una carta de denuncia en la revista Time contra las duras políticas de inmigración implementadas por el gobierno actual de Estados Unidlos.

Por: HoyDallas

Shakira es hija de un neoyorquino que nació en Estados Unidos de padres provenientes del Líbano, en medio de la Gran Depresión de 1930.  “Inmigrantes que gracias a su entrada a Estados Unidos pudieron construir una base sólida para ellos y sus familias antes de asentarse finalmente en Colombia donde yo nací y crecí”.

Con ese recordatorio la cantante sudamericana inicia una carta que publicó recientemente en la revista Time en la que aborda la “tragedia indescriptible que ocurre en la frontera sur de Estados Unidos”, refiriéndose en particular a los 545 niños que han sido separado de sus padres bajo las duras políticas de inmigración del gobierno actual.

“Colombia es uno de los países más bellos y diversos del mundo, pero está plagado de desigualdad y falta de movilidad social. Estados Unidos, en cambio, me pareció un lugar que siempre se consideró un modelo de igualdad de oportunidades y aspiraciones ilimitadas, donde cualquiera podía tener éxito.

“Entonces, ¿cómo podría una nación construida sobre los hombros de los inmigrantes, una que pretende tener los valores familiares en tan alta estima, tener políticas de inmigración tan inimaginablemente crueles? ¿Qué razón podría justificar la separación de los niños de sus familias, sin la intención de reunirlos nunca, cuando Estados Unidos se enorgullece de ser un faro de esperanza para quienes provienen de lugares donde ni siquiera las necesidades básicas o la seguridad son una garantía?

“En la tierra de los libres, hay 545 niños atrapados en la tierra de nadie, en riesgo de crecer sin mamá o papá, 545 niños que tienen que irse a dormir sin alguien que les asegure que no están en peligro en un momento dado, 545 niños que no pueden abrazar, reír o tener contacto con las personas que más aman”.

La colombiana abunda más sobre la situación y describe las edades de los niños que han sido víctimas de las políticas del DHS, a continuación, el resto de su misiva:

“Se estima que 60 de estos niños tenían menos de 5 años cuando fueron separados de sus padres por primera vez. Como madre, pienso en mi hijo menor, que ahora tiene 5 años. Pienso en cómo llora por mí cuando se golpea la rodilla y en el dolor que siento si no estoy allí para consolarlo. ¿Quién responde al llanto de los niños que se quedan sin sus padres? No puedo imaginar el dolor que sentiría sin saber dónde estaba mi hijo y si estaba a salvo, o el miedo que estos niños deben soportar y las cicatrices emocionales que les infligen.

Políticas como la de separación familiar nacen de la crueldad. Cuando leí sobre las acusaciones de mujeres sometidas a histerectomías forzadas, solicitantes de asilo que supuestamente firmaron sus propias órdenes de deportación bajo amenaza de daño y padres a quienes les arrancan de los brazos a sus hijos que lloran, muestra cómo políticas como estas pueden despojar a las personas incluso de su sentido de humanidad. Esta política no se trata de proteger a las personas o hacer que las comunidades sean más seguras. La tragedia indescriptible que tiene lugar en la frontera sur de Estados Unidos se trata del odio y la negación de los derechos humanos básicos.

Todos los niños merecen que se satisfagan sus necesidades básicas, recibir una educación y estar rodeados de adultos que los cuiden y los nutran. El trauma que estos niños están experimentando cada segundo que permanecen separados de sus padres permanecerá con ellos de por vida. Y según casi 7,700 profesionales de la salud mental que firmaron una petición instando al presidente Donald Trump a poner fin a la separación familiar, esta política muestra un total desprecio por todo lo que sabemos sobre el desarrollo infantil, el cerebro y el trauma.

Algunos podrían argumentar que los padres pusieron a sus hijos en esta situación, pero muchas familias que vienen a los EE.UU. Huyen de la violencia, la pobreza, la persecución o las catástrofes climáticas en sus países de origen. La decisión de salir de casa no es fácil, como puede atestiguar cualquiera que se haya ido de casa. Es revelador que algunos de los padres que han sido localizados tomaron la decisión casi imposible de mantener a sus hijos con amigos o familiares en los Estados Unidos “por temor a lo que les pase” si regresan a casa.

Esto no se trata de política. Simplemente no hay justificación para el daño causado a estos niños inocentes, y las personas responsables de esta cruel política deben rendir cuentas.

Si alguna vez hubo un momento para mostrar una mayor compasión por los inmigrantes en nuestras comunidades, es ahora. Durante una pandemia que ya nos ha quitado tanto, los inmigrantes son a menudo los que han estado en primera línea, realizando el trabajo esencial para mantenernos sanos y seguros, a menudo en condiciones peligrosas y por salarios demasiado bajos. Lo último que merecen es que sus familias se separen.

Se debe hacer todo lo posible por encontrar y reunir a las familias que han sido destrozadas. Agradezco a los abogados de la ACLU que han trabajado incansablemente para localizar a estos padres. Para evitar que esto vuelva a suceder, necesitamos un sistema de inmigración justo y humano que honre el compromiso con los solicitantes de asilo y reconozca la humanidad básica de todos y cada uno de nosotros.

Hablar no siempre es fácil, especialmente cuando uno no es ciudadano estadounidense y puede ser percibido como un forastero que comenta las políticas nacionales. Sin embargo, las decisiones de los Estados Unidos nos afectan a todos, más aún cuando la vida de los niños está en juego. Por lo tanto, se convierte en una responsabilidad común y urgente compartir las historias de estas familias, sin importar de dónde sean, para mantener sus nombres en las noticias y unirlos nuevamente. Ahora no es el momento de guardar silencio.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más