Instan a participar en el Censo 2020 pese al Covid-19 y a Trump

Por: Nora Estrada
Los encuestadores del Censo 2020 empezarán a tocar las puertas de quienes aún no se han inscrito para el conteo.

Los Ángeles.- La pandemia del Covid -19 y la confusión que generan los medios por declaración de  Donald Trump respecto al Censo 2020, aleja cada vez más a millones de latinos del próximo conteo nacional.

De acuerdo a varios panelistas que participaron en una teleconferencia organizada por Ethnic Media Services, esos son los desafíos que hay que eliminar antes de que inicie la etapa del conteo de puerta en puerta el próximo 11 de agosto.

Hasta el momento, las tasas de respuesta en estados con más presencia latina como Arizona, California, Florida, Nuevo México, Nueva York y Texas, varían entre 49 y 62 por ciento.

La Encuesta de la Comunidad Estadounidense de 2018 indica que en esos estados vive casi dos tercios de la población latina a nivel nacional.

De no responder al conteo, esas comunidades terminaran con un escaño menos en el Congreso.

La ventaja de participar en el Censo es para acceder a una mejor calidad de vida con mejores servicios y un poder político más  fuerte.

ACLARACION

Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO por sus siglas en inglés), aclaró que Trump no busca restringir el conteo de los indocumentados en el Censo, sino que pretende que las personas sin estatus legal en el país no sean incluidos para la redistribución de sillas del congreso.

“Sabemos que estamos rezagados en las tasas de respuesta (del Censo) en áreas fuertemente latinas en todo el país. El impacto del memo ha sido significativo porque muchos medios dicen que el presidente pide que los inmigrantes sean excluidos del conteo, y eso no es cierto.

“El memorando de Trump emitido el 21 de julio pide al Departamento de Comercio que una vez completado el censo, elimine a los inmigrantes indocumentados del conteo que permite repartir las sillas del Congreso en la próxima década”, explicó Vargas. “Es decir, que no los tomen en cuenta para la representación política de su población”. 

Dijo que no hay forma de determinar el número de individuos que son indocumentados porque en el formulario no hay pregunta sobre ciudadanía o estatus migratorio en el censo. 

“¿Quién determina ese estatus, qué pasa con los DACA y con los peticionarios de asilo? Este intento no es otra cosa que alterar los números, para crear un set de datos completamente nuevo, en el cual se basaría el elemento más importante de nuestra democracia que es la representación en la Cámara de Representantes”, añadió.

El memorando ahora enfrenta tres demandas de inconstitucionalidad en cortes federales pues lo único que busca es desaparecer la representación política de distritos donde vive una gran cantidad de comunidades étnicas.

“Lo que creo que también es una falta de respeto a la sensibilidad estadounidense es que el presidente pretende enmendar la Constitución en un memo. Nada puede ser más ofensivo.

“De hecho”, agregó Vargas, “el presidente pide que se excluya a los inmigrantes del conteo real, y ya sabemos que estamos retrasando las tasas de respuesta en áreas latinas pesadas en todo el país”.

Dijo que el 40 por ciento de los hogares aún no han respondido al Censo.

“La única manera de que sean contados es si le abren la puerta a los encuestadores”, dijo. “Esto será importante para darnos cuenta si tendremos éxito o no”. 

Recordó que tanto encuestadores como residentes deben usar cubre bocas y guardar sana distancia. 

‘NO SEREMOS SILENCIADOS’

John Yang, presidente y director ejecutivo de Asiático Americanos Avanzando la Justicia (AAJC por sus siglas en inglés), dijo que la Constitución es clara al establecer que la distribución de sillas del congreso se hace con base en todas las personas que viven en Estados Unidos.

“Y los inmigrantes indocumentados son personas. Es imperativo que nuestras comunidades actúen por encima de las tácticas de miedo y la información errónea que se ha utilizado, y respondan al Censo. 

“Es un hecho que el memo del Censo de Trump es un intento de disminuir la representación política para las comunidades de inmigrantes”, expresó. 

Los intentos del presidente no silenciaran a las minorías, dijo, incluso frente al racismo.

“Es el último de una serie de intentos de politizar el censo. Es un movimiento obtenido directamente del libro de jugadas de los supremacistas blancos que tiene todas las prácticas discriminatorias para restringir los derechos de los negros, latinos, indígenas y asiático americanos.

“Nosotros continuaremos presionando por un recuento justo y preciso de todas las personas en este país”, agregó. “Prometemos luchar contra este ataque inconstitucional”.

Alentó a responder al conteo sin importar el estatus migratorio.

La nueva fecha límite para responder el cuestionario es el 31 de octubre e incluye a cualquier persona que haya estado viviendo en el país el 1 de abril. 

La oficina del Censo debe contar incluso a aquellos que están en los centros de detención de inmigrantes.

‘SI LAS CIFRAS NO SON CORRECTAS, LAS DECISIONES TAMPOCO’

Por su parte, Nestor López, organizador del Censo en el Condado de Hidalgo, Texas, dijo que en esa zona no se pueden dar el lujo de no participar en el Censo 2020.

“El conteo en persona es la única herramienta que queda frente a la baja respuesta del Censo en línea por factores como la falta de internet. 

‘También se ha convertido en uno de los hotspot de la pandemia en el país”, dijo. “Y la mayoría de los residentes de Hidalgo son indocumentados”.

Dijo que cambiaron de estrategia para animar a os residentes a hacerse contar.

“Hemos tenido que cambiar virtualmente, trabajando campañas con celebridades, personalidades y voces locales y personas de confianza de la población.

“La comunidad está cansada del Censo, especialmente por el intento de la administración de Donald Trump de querer incluir la pregunta de la ciudadanía y el reciente memo del 21 de julio”, agregó. “Estos mensajes ya han sido nocivos, disuadiendo a las personas de participar”.

Lopez manifestó que el Condado de Hidalgo no se puede dar el lujo de quedarse sin presupuesto federal para los próximos 10 años.

“Sería muy, muy perjudicial para el futuro de nuestra región. Nuestros desafíos también son compartidos por otras comunidades fronterizas”, dijo. “Esta administración ha tratado de quebrantar el Censo antes y perdió ese caso ante coaliciones de organizaciones pro inmigrantes. Después de perder en la corte, el presidente ahora está intentando una nueva forma de debilitar nuestra Constitución”.

Comentó que si las cifras no son correctas, las decisiones también serán incorrectas. 

“Situaciones como la pandemia está haciendo más difícil el trabajo del Censo, está definitivamente empeorando esta situación. Necesitamos presupuesto para educación, infraestructura y salud”, comentó.

López invita a los residentes a que se tomen 10 minutos hoy que definirán los próximos 10 años de su vida, la de su familia, y la de su comunidad.

“El Censo es importante, fácil y seguro”, aseguró.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más