El Committee for Greater LA prepara un programa de recuperación del COVID-19 para promover la justicia racial

Por: Nora Estrada
El Committee for Greater LA quiere promover la justicia racial con datos de USC/UCLA que demuestran los efectos del racismo en sistemas conectados.

Mientras las protestas que están teniendo lugar en todo el país abren paso al tan esperado ajuste de cuentas con las fuerzas del racismo estructural, el Committee for Greater LA recopila nuevos datos y testimonios personales para brindar una clara imagen del racismo estructural que existe en la región de Los Ángeles: una vida diferente y más dura para las personas de color, cada hora de  cada día.

Creado a raíz de las disparidades que se hicieron sumamente visibles por el COVID-19, el Committee for Greater LA es un grupo diverso de líderes cívicos y comunitarios, en asociación con un equipo de investigación conjunto de USC/UCLA y respaldado por la filantropía local, que comparten la visión de que este momento de agitación e incertidumbre brinda la oportunidad de reestructurar en forma radical las instituciones y políticas que perpetúan el racismo institucional.

Semana tras semana, el Comité recopila pruebas que dan testimonio de las masivas disparidades raciales que reinan en los sistemas sociales interconectados de la región, desde el servicio policial y la atención médica hasta la falta de vivienda, el desempleo y subempleo.

El objetivo final: un informe y un programa de defensa, destinados a promover la justicia racial a través de los planes de recuperación de la pandemia de Los Ángeles, que se emitirán a fines del verano.

“El mejor día de este sistema fue el día anterior al confinamiento por el coronavirus, y desde todo punto de vista ese sistema les falló a millones.

“Al mostrar la imagen definitiva de cómo el racismo implantado en el sistema se entrelaza con los ámbitos de la salud y la vivienda, la educación y el empleo, las cárceles y el servicio policial, esperamos lograr que se admita que se debe someter a consideración un cambio radical en todos y cada uno de los sistemas. Las cosas no pueden volver a cómo eran antes”, comentó Miguel Santana, presidente del Committee for Greater LA.

Por su parte,  Jacqueline Waggoner, miembro del comité, vicepresidenta y líder de mercado del Sur de California de Enterprise Community Partners y Comisionada de LAHSA, dijo que se apoya en el legado de sus antecesores en busca de la libertad y la equidad.

“Cientos de años de discriminación contra las personas negras han entrelazado el racismo institucional en la estructura de nuestra sociedad. Pero el progreso y la acción significativa son absolutamente posibles mientras más y más comunidades comienzan a abrir los ojos y se comprometen a lograr un trabajo más equitativo para todos.

“Este momento de la historia ofrece una verdadera oportunidad no solo para hablar sobre las disparidades raciales, sino también para convertir nuestros conocimientos, nuestros datos y nuestra lucha por la equidad en verdaderos cambios políticos y soluciones reales que preparen el terreno para un entorno inclusivo de aquí en adelante – No volveremos a lo mismo”, comentó.

Lola Smallwood Cuevas, directora de proyectos del UCLA Labor Center, opinó que la economía se desarrolló sobre la base del trabajo gratis, la deshumanización y el dolor de individuos negros.

“La esclavitud evolucionó hasta convertirse en una fuerza laboral que aún no funciona para mucha gente. Lo que está sucediendo ahora con los trabajadores negros en la economía — el subempleo y la subinversión — brinda la oportunidad de cambiar lo que no está funcionando en la economía general. Cuando solucionemos esto para los trabajadores negros, nos beneficiaremos todos”, dijo.

Las principales conclusiones del equipo de investigación de USC/UCLA hasta la fecha revelan el legado de décadas de políticas intencionales que han excluido y marginado a comunidades de color — especialmente a la población negra. Ese legado corresponde a toda una vida de desventaja sobre desventaja, desde que se levantan por la mañana hasta que se duermen por la noche:

Donde despertamos: Acceso limitado a una vivienda

  • La tasa de propietarios de viviendas entre las familias negras del Condado de Los Ángeles (33.3%) es más de 20 puntos inferior a la tasa de las familias blancas (54.2%).
  • Las familias negras además tienen más probabilidades de tener la carga del pago del alquiler, con un 63.7% que paga más del 30% de su ingreso familiar en el alquiler, versus el 52.9% de las familias blancas.
  • Por lo tanto, no debe sorprender que 1 de cada 33 personas negras en Los Ángeles carece de vivienda, en comparación con 1 de cada 250 personas blancas. En total, las personas negras constituyen el 34% de las personas sin hogar y el 9% de la población general de Los Ángeles.
    • Y, carecer de vivienda hace que la persona sea 17 veces más propensa a ser arrestada por LAPD.
  • Incluso una vez que logran tener una vivienda, las personas negras son 3 veces más propensas a volver a carecer de vivienda que personas de otros grupos raciales que han vivido en la calle.
  • El 18% de los niños latinos del Condado de Los Ángeles entre los niveles escolares que van del kinder al grado 12 vive en hogares hacinados, en comparación con el 5% de niños negros y 2% de niños blancos.

La discriminación en el lugar de trabajo: Acceso limitado a oportunidades

  • En los EE.UU., el patrimonio de una familia promedio blanca ($171,000) es casi 10 veces mayor al de una familia negra ($17,500), mientras que el de una familia latina ($20,700) es solo un poco más alto, según datos registrados en 2016.
  • Entre las personas mayores (de 65 años en adelante), el 34% de latinos inmigrantes, 23% de latinos nacidos en EE.UU., y el 28% de personas negras viven por debajo del 150% del nivel de pobreza en el Condado de Los Ángeles, en comparación con el 19% de blancos.
  • El 18% de los angelinos es indocumentado (y por lo tanto no califica para recibir la ayuda federal) o vive con alguien que lo es. Cerca de 200,000 niños tienen padres con estatus migratorio mixto y, por lo tanto, no pueden recibir los beneficios del estímulo federal. En el sudeste de Los Ángeles, donde hay una gran población de inmigrantes, el 24% de los residentes no califica para la ayuda del estímulo federal debido a su estatus migratorio.

Inseguridad en la escuela y en la calle: discriminación de la policía

  • En el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, los niños negros representaban el 25% del contacto entre estudiantes y el Departamento de Policía del Distrito Escolar de Los Ángeles, a pesar de ser solo el 8% de la población estudiantil.
  • En la Ciudad de Los Ángeles, las personas negras constituyen el 46% de los arrestos por parte de la División Metropolitana de LAPD, y el 31% del total de arrestos de LAPD, pese a constituir solo el 9% de la población de la ciudad.

Bienestar: Acceso limitado y discriminación en la atención médica

  • Las tasas de mortalidad de COVID-19 en el Condado de Los Ángeles son aproximadamente dos veces mayores entre los negros (31 muertes por cada 100,000 individuos) y los latinos (29 muertes por cada 100,000 individuos) que entre los blancos (15 por cada 100,000).
  • Las desigualdades estructurales en la atención médica han resultado en una falta de acceso y/o en seguros médicos de menor calidad en comunidades de color de bajos ingresos (Medi-Cal paga tarifas menores que Medicare y los seguros privados) y subinversión en el control de enfermedades, prevención y atención de pacientes ambulatorios en comunidades de color de bajos ingresos — generando la actual escasez de 1,200 médicos en South LA (700 especialistas y 500 médicos de atención primaria)
  • A nivel nacional, las mujeres negras son 5 veces más propensas a morir durante el embarazo y el parto debido a complicaciones que las mujeres blancas, y en cuanto al cáncer de seno las mujeres negras de entre 15 y 64 años presentan tasas de supervivencia significativamente peores que las mujeres blancas después de tres años (85% versus 91%).
  • Las personas negras en EE.UU. — especialmente las mujeres negras — tienen una carga alostática (una medición de estrés acumulado) significativamente mayor que las blancas, incluso después de tomar en cuenta el nivel socioeconómico.
  • Los pacientes negros tienen el doble de probabilidades de que se involucre la policía en su primer episodio de psicosis que los pacientes blancos.

En el hogar, rezagados: La brecha digital

  • El 39% de los estudiantes latinos y el 35% de los estudiantes negros en el Condado de Los Ángeles carecen de acceso a una computadora y a Internet de alta velocidad en el hogar, en comparación con el 13% de niños blancos — esta es la brecha digital.

El comité tiene la convicción de que abordar de manera integral este racismo tan arraigado y los sistemas que lo perpetúan tendrá repercusiones positivas para todos los angelinos si los problemas pueden atacarse y neutralizarse exitosamente.

“La única manera de lograr la integración de los inmigrantes es darle lugar central a la justicia racial, porque la exclusión social de los inmigrantes (los “otros”) está profundamente arraigada en el racismo anti-negro y anti-indígena”, afirmó Manuel Pastor, el director del Programa de Equidad Ambiental y Regional (PERE) de USC.

“Estas estadísticas son el resultado de políticas y discriminaciones específicas destinadas a excluir y marginar”, señaló Isaac Bryan, director de política pública del Bunche Center for African-American Studies de UCLA. “El legado del redlining (la práctica de trazar líneas rojas en los mapas para delinear áreas según su composición racial) ha privado a generaciones de familias negras de viviendas y riqueza. Nuestros sistemas separados y desiguales de la atención médica generan resultados deficientes en la salud de las personas negras. La discriminación racial en el servicio policial pone en peligro a las personas negras en su vida diaria. Necesitamos la fuerza para admitir nuestra complicidad y la voluntad para implementar cambios”.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más