Los maestros deben convertirse en agentes de cambio

Por: Nora Estrada

POR HERGIT LLENAS

La educación ha sido un laboratorio para experimentar las ideas dominantes de cada época. Por ejemplo, en el siglo pasado, las teorías de razas se usaron para trazar políticas educativas en América, que convirtieron las escuelas en uno de los principales centros de producción y reproducción del racismo, como explica Sandra Soler Castillo en un artículo dedicado al estudio del racismo en la educación.

“Las formas más corrientes de racismo y discriminación en la educación se presentan fundamentalmente en la administración, la gestión, el currículo y las prácticas en los salones de clases. A su vez, estos engendran desigualdades en el acceso, en la supervivencia en la escuela, en los logros en el aprendizaje y los resultados y en el desempeño social”, agrega la autora.

Es decir, la educación ha estado cargada de desiguales de poder, lo cual ha generado exclusión, opresión y racismo. Para ilustrar mejor este punto, retomemos las recomendaciones del Washington Research Project, citado por Soler, que sugiere que: “Si un niño o niña no es de raza blanca, o es blanco, pero no de clase media, no habla inglés, es pobre, necesita ayuda especial debido a problemas de visión, audición, motricidad, lectura, escritura, de conducta, de crecimiento, o es una chica embarazada o casada de 15 años, no está su suficientemente aseada o muy poco, entonces, en muchos lugares, las autoridades académicas decidirán que la institución escolar no es el lugar para ese niño o niña”.

Con la finalidad de corregir las atrocidades producidas por recomendaciones de este tipo, se creó la educación antirracista. Lo primero que se explora dentro de este modelo es el privilegio de los blancos, quienes dominan el poder económico, político y cultural. Como solución, la educación antirracista propone desmitificar las historias para invitar a un cambio que les devuelva a los “otros” la esperanza de alcanzar la equidad. La escuela antirracista demanda del maestro dicha tarea.

A su modo de ver, es él quien “debe desmontar la cultura perversa de la evaluación de la que él ha sido víctima por parte del sistema y la cual de manera acrítica aplica también al estudiantado”.

Por eso, aconseja que los profesores sean entrenados para convertirse en agentes de cambio. Es decir, en maestros críticos, con capacidad para comprender y transformar sus prácticas. Maestros capaces de cuestionar ciertos tipos de contenidos, evaluaciones y dinámicas, de manera que se encuentre respuesta a las urgentes preguntas pendientes todavía en este siglo: ¿Cómo crear escuelas donde todos los estudiantes sean valorados? ¿Cómo ayudar a los estudiantes a dar sentido a sus identidades y a construir seguridad y confianza en sí mismos? ¿Cómo incorporar los asuntos emocionales, afectivos y psicológicos en el aula? ¿Cómo hacer que los estudiantes desarrollen una voz que se levante contra el orden establecido? ¿Cómo hacer que vean su identidad desde un lugar de fuerza, poder y agencia?

Cuando los maestros asuman dicho papel, estaremos dando un gran paso hacia la resolución de la verdadera gran pandemia de este tiempo: la discriminación racial.

@hergit11

www.cocoswords.com

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no aceptar si así lo deseas. Aceptar Leer más