El fin de una década es un excelente momento para reflexionar sobre tus objetivos a largo plazo y lo que te puede llevar a alcanzar el éxito en muchos aspectos de la vida, especialmente en lograr tus metas financieras personales.

Sabemos que las personas que establecen metas son diez veces más exitosas que aquellas que no lo hacen.

Diez años pasarán más rápido de lo que te imaginas, lo que significa que ahora es el momento de actuar. 

Mint y TurboTax comparten algunos consejos para que puedas tomar decisiones financieras inteligentes a largo plazo.

Cómo lograr tus metas financieras en esta próxima década, incluido el manejo de tus impuestos

Busca un lápiz y toma nota, ya que los siguientes consejos te ayudarán a estar más capacitado financieramente en los próximos 10 años.

·       Reflexiona sobre dónde quieres estar dentro de 10 años: ¿Te ves como propietario de una casa? ¿Qué hay de una familia? ¿Tu retiro estará cerca en 10 años? ¿Sueñas con viajar a un país diferente cada año? ¿Irán tus hijos a la universidad en esta época? Todo esto es posible si organizas tus finanzas. Visualizar tu futuro te ayudará a trabajar mejor para llegar a la meta.

·       Ponlo en papel: Estudios han demostrado que las personas que establecen metas son 10 veces más exitosas que las que no lo hacen, mientras que aquellas con metas escritas son incluso tres veces más exitosas que las mencionadas anteriormente. Tener una lista escrita te da una visión clara de tus necesidades y te permite priorizar con mayor facilidad.

·       Crea un calendario realista: Dividir tus metas en acciones prácticas te ayudará a manejar mejor tu tiempo y recursos. Comienza identificando tus objetivos financieros y el tiempo que tomará cada uno. Por ejemplo, ¿Cuánto tiempo te tomará ahorrar para el pago inicial de tu casa? Puede que quieras ser propietario de una casa dentro de los próximos 10 años y necesites ahorrar para un pago inicial. Idealmente, tu objetivo realista debe verse así: aparta $500 mensualmente en una cuenta de ahorro para el hogar por los próximos 10 años y podrás acumular aproximadamente $60,000 para usarlo como pago inicial en el año 10. ¿Entiendes la idea?

·       Revisa tu historial de crédito: Es vital tener un panorama completo de tu situación financiera actual. Si hay oportunidad de mejora, debes comenzar a tomar medidas para desarrollar un mejor historial crediticio. Recuerda que tu puntaje de crédito determina tu capacidad en todas las actividades financieras. No permitas que tu historial de crédito sea motivo de limitaciones.

·       Maximiza las contribuciones a tu plan de jubilación: Éste es un buen momento para evaluar qué tanto estás contribuyendo a tu plan de retiro anualmente. Cuando contribuyes a un plan 401k tradicional, puedes deducir el monto acreditado en el año fiscal de la contribución. Además, las cuentas Roth IRA tiene ciertos requisitos de límite de ingreso, pero si puedes contribuir a uno, se considera un ingreso libre de impuestos para tu jubilación.

·       Utiliza tu reembolso de impuestos inteligentemente de ahora en adelante: Pon tu reembolso de impuestos a trabajar para ti y mejora tu situación financiera. Ya sea que lo inviertas, pagues deudas de alto interés, crees un fondo de emergencia o lo gastes en algo que necesitas, asegúrate de que tu decisión te acerque a esas metas a largo plazo que escribiste. Puede que estas opciones no sean las más emocionantes, pero serás recompensado a largo plazo al estar en una mejor situación financiera.

·       Aprovecha la tecnología a tu favor y conéctate con un Contador Público Autorizado (CPA) a través de TurboTax Live. Con TurboTax Live puedes hacer que un CPA real revise tu declaración de impuestos antes de ser presentada para que puedas estar 100% seguro de que tus impuestos se han hecho correctamente. Aquellos que quieran aún más seguridad, tienen acceso a que un Contador Público Autorizado revise su declaración línea por línea, la firme y la declare por ellos, con precisión al 100% aprobada por expertos. Tampoco hay necesidad de salir de casa, ya que puedes conectarte con ellos a través de dispositivos móviles o la web en tiempo real mediante cita previa, en una videollamada unidireccional o un chat durante un horario conveniente para ti.