Inmigrante mexicano de 90 años imparte clases de matemáticas gratis

Trinidad Calva Cano que aprovecha sus conocimientos matemáticos para ayudar desinteresadamente a los jóvenes del Este de Los Ángeles a mejorar sus calificaciones en la materia.

Por: Nora Alicia Estrada

Los Ángeles.- Impecable, con traje y corbata, frente a un gran pizarrón con un problema matemático por resolver de extremo a extremo, así es como Trinidad Calva Cano, mejor conocido como Don Trini, espera en el jardín de su casa a sus alumnos para darles clases extra y gratis todas las mañanas antes de que vayan a su escuela regular.

Don Trini es un profesor de 90 años retirado quien trabajó por más de 36 años en México.

Hace 15 años el inmigrante procedente de Puebla decidió instalarse en el Este de Los Angeles para ayudar a jóvenes a regularizarse en la clase de matemáticas, y de paso, impartirles algunos valores civiles.

Pese a su edad, a Don Trini no se le da el sentarse frente a una televisión o quedarse por horas en una mecedora porque asegura que su amor por la docencia es más fuerte.

Dice que se motiva más a continuar con su labor cada vez que uno de sus alumnos le demuestra mejoría en sus calificaciones, pese a que no habla inglés.

Don Trini tiene sus reglas bien definidas. Para algunos padres de familia puede que sea demasiado estricto, para otros, es lo que necesitan muchos niños y jóvenes.

Para llegar ser parte del alumnado del profesor independiente radicado en el Este de Los Ángeles, el alumno tiene que llegar bien vestido.

“Con corbata y saco”, expresa Don Trini. “Así es como mi generación creció. Además la vestimenta es muy importante, es mostrar un respeto y profesionalismo”.

Eso no es todo. El peculiar profesor inicia sus clases a las  5:00 de la mañana y no acepta alumnos que llegan tarde.

“Vuelvo a lo mismo, respeto por el tiempo de los demás. La puntualidad es muy importante en la vida de todo ser humano”, expresó.

Y aunque no hay documentos de admisión por escrito, solo un trato verbal con los padres de los chicos interesados en mejorar y aprender matemáticas con el sistema de Don Trini, a las tres faltas, el estudiante es expulsado.

“Tolero una, dos faltas, y tal vez una tercera, después de eso ya quedan fuera”.

Don Trini dijo a Kioskonews que su mayor satisfacción es transmitir a los niños latinos sus conocimientos.

También comentó que le gustaría recibir material didáctico para seguir impartiendo clases.

¿Cómo surgió la idea de dar clases particulares gratuitas?

Yo vine a Los Ángeles de vacaciones a visitar a mis hijos. Durante mi estancia me enteré que uno de mis nietecitos tenía problemas con las matemáticas.

Le empecé a dar clases a él, luego a otro nieto. Después ellos les platicaron a sus amiguitos que yo les daba clases, y esos chicos les dijeron a sus papás que me pidieran ayuda.

Esto crecioo gracias al “de boca en boca”, y como me gusta lo que hago, yo con mucho gusto acepto a los muchachos.

¿Se dedicaba a la docencia en México?

Si. Empecé enseñando en el sistema elemental, daba clase de todo, de primero a sexto año.

Y cuando me capacité más, di clases de ciencias sociales y matemáticas en la secundaria. También tuve el honor de dar clases en la preparatoria.

Serví a la docencia durante 36 años.

¿Siempre ha impartido las clases en su casa?

Sí. No tengo un lugar dónde dar clases.

Alguna vez estuve tentado a hacer un club donde los padres rentaran un localito para que sus hijos estuvieran cómodos, pero desgraciadamente no se pudo.

Y yo no les puedo ofrecer algo mejor porque yo no cobro, esa no es mi intención, entonces hacemos lo mejor que se puede, y hasta ahorita, todo va bien en la casa.

¿Cuántas horas al día dedica a impartir clases?

Cuando veo que los chicos tienen interés, no tengo límite, hasta cinco horas al día.

Entre más aprenden, más me emociona. A veces me despierta el sentimiento de llorar de emoción.

¿Por qué las matemáticas?

Por el idioma. Las matemáticas no tienen idioma. Las matemáticas tienen un lenguaje propio y universal.

Y como yo no hablaba nada de inglés cuando inicié a dar estas clases, pues era la clase perfecta para impartir y por la necesidad de los estudiantes.

¿Cuántos años tiene dando clases particulares y gratis?

15 años.

¿A cuántos niños les ha dado clases con su sistema?

A más de 100 niños. Algunos ya se fueron a la Universidad.

De algunos tengo conocimiento de ellos, a otros ya les perdí la pista.

Incluso, he dado clases a niños que son ciudadanos de Estados Unidos, pero que se fueron a México por alguna razón y posteriormente regresaron a este país donde al querer regresar a sus escuelas, se encontraron con situaciones de que tenían que reunir ciertos requisitos para poder transferirse a una universidad.

En ese punto es cuando también recurren a mí, y yo encantado de prepararlos para la universidad.

Tengo entendido que también da clases a estudiantes anglos…

Sí . Un día un primo me los trajo. Eran auténticos gabachos.

Le dije a mi primo: “¿Cómo les ayudo si solamente hablan inglés y yo no sé ni decir buenos días en inglés?”. Pero insistieron.

Y empecé a darles clases a señas. Me dolían los brazos y piernas de nervios, y cuando terminaba de dar clases quedaba hasta temblando.

Pero esos niños nunca me dijeron que no entendía, al contrario, al otro día ya estaban de regreso muy temprano, y los papás muy a gusto.

Estuvieron aquí como cuatro meses antes de ir a presentar sus exámenes, y se quedaron en la Universidad de Harvard. 

Y cuando se fueron, iban hablando poco español.

Eso me dio confianza.

Y sus nietos ¿ya están en la Universidad?

Sí. Todos han pasado por acá.

¿A qué hora da las clases?

A las 5:00 de la mañana, y así seguimos con quienes quieran venir a aprender.

Somos gente que estamos acostumbrados a levantarnos temprano.

¿Por qué tan estricto?

En México uno tiene la idea de que el maestro es el reflejo del niño.

El maestro es la imagen. Yo visto de saco y corbata, mis nietos también.

Yo cuido el vestir de los niños, no porque sea mal intencionado, porque también tengo mucho miedo a que los confundan con pandilleros si andan todos mal vestidos, con pantalones y camisetas holgadas, ¿qué es eso?

Yo no soy una escuela, pero de alguna manera tenemos relación con la educación, por eso cuido ese aspecto, que se acostumbren a vestir como en nuestros países, y uno les da el ejemplo.

Y en cuanto a no tolerar más de tres faltas, pues porque me quitan mucho tiempo a mí y a otros que sí tienen ganas de aprender.

Si faltan mucho o quedan mal, quiere decir que en sus casas no hay disciplina.

¿Cuál es su mayor satisfacción con esto?

Mi mayor ilusión es que esto que les enseño les sirva para ir a la universidad, para brincar los obstáculos que se les presentan.

¿Cuál su sueño?

Ayudar a todos los niños, y bueno, si se puede, quisiera tener un salón.

¿Cómo es un día en la vida de Don Trini?

Doy clases de las 5:00 a las 8:00 de la mañana.

Luego me voy a dejar a mis nietos más chicos a su escuela, y de ahí me voy al College a estudiar inglés.

Luego regreso a casa y me preparo porque a las 3:00 de la tarde empiezan a llegar otros niños a tomar clases.

Por la labor desinteresada, Don Trini es un heroe de la comunidad.

Si gustas ayudar a Don Trini, nosotros te ayudamos a contactarlo.

naestrada@kioskonews.com

About the Author
Nora Estrada naestrada@kioskonews.com

Related Posts