El pecado está en la indiferencia y la falta de información

Por Alicia Alarcón   Arnoldo decidió quedarse a descansar ese sábado por la tarde en casa. Despidió con un beso a  su esposa y a su pequeña hija, con la seguridad de que las volvería a ver en unas horas. Aprovechó para llamar a su hermana. En medio de la conversación, sentado en...