Exhiben controversial mural a 27 años de su creación

El mural de 80 pies y realizado por Barbara Carrasco forma parte de parte de la exposición ¡Murales Rebeldes! L.A. Chicana / Chicano Murals under Siege.

El mural de 80 pies y realizado por Barbara Carrasco forma parte de parte de la exposición ¡Murales Rebeldes! L.A. Chicana / Chicano Murals under Siege.

El mural emblemático de Barbara Carrasco, L.A. History: A Mexican Perspectiv que forma parte de la exposición ¡Murales Rebeldes! L.A. Chicana / Chicano Murals under Siege, estará en exhibición en Union Station por primera vez en 27 años, desde el 29 de septiembre al 22 de octubre.

Los curadores de ¡Murales Rebeldes! L.A. Chicana / Chicano Murals under Siege, The California Historical Society (CHS, por sus siglas en inglés) y LA Plaza, encabezaron el esfuerzo de traer la obra a Union Station, uno de los pocos lugares en la ciudad lo suficientemente grande como para acomodarlo.

La obra fue censurada por la Agencia de Reurbanización de la Comunidad de Los Ángeles por representar una historia más realista de personas de color en Los Ángeles, por lo que sólo se ha mostrado una vez en su totalidad en la Union Union en 1990, durante dos semanas.

Originalmente fue diseñada para ser exhibida en un sitio de la calle Broadway, en el centro de Los Ángeles, en 1981 como parte de la celebración del bicentenario de la ciudad.

La muestra contiene 51 escenas que representan una historia cronológica de Los Ángeles con un énfasis en las experiencias de grupos marginados. Estas viñetas comienzan con los habitantes nativos originales de la ciudad y concluyen con episodios clave del siglo XX. Escenas individuales incluyen el blanqueo del mural de David Alfaro Siqueiros, América Tropical, el encarcelamiento de japoneses norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial y los disturbios de Zoot Suit, todos mostrados como desplegándose dentro de los cabellos de una mujer.

“Nuestro objetivo es compartir este tesoro artístico con nuevas audiencias y concienciar sobre la importancia de preservar esta forma de arte cultural en nuestra comunidad”, dijo John Echeveste, director ejecutivo de LA Plaza.

En 1981, Carrasco creó el mural para el Bicentenario de Los Ángeles, seleccionando sus escenas tras entrevistar historiadores y grupos comunitarios sobre aspectos importantes de la historia de la ciudad. Estudiantes, compañeros artistas e incluso miembros de la familia modelaron y ayudaron a construir y pintar el mural.

En última instancia, el mural fue censurado por su propia perspectiva chicana y feminista por la misma organización que la había encargado, la Agencia de Reurbanización Comunitaria de la Ciudad de Los Ángeles (CRA por sus siglas en inglés).

Cuando el CRA solicitó que eliminara 14 imágenes, incluyendo representaciones de trabajadores agrícolas y proyectos de reurbanización urbana que habían desplazado a familias y comunidades, Carrasco se negó. Como resultado, el mural, compuesto de 43 paneles, no fue mostrado durante el Bicentenario, excepto por una breve exhibición para el Festival de Los Ángeles 1990, ha permanecido sin ser visto en su totalidad y ha languidecido en una instalación de almacenamiento en Pasadena.

“Los murales han jugado un papel importante en la documentación de la historia, la política, los miedos, así como los sueños y aspiraciones de las poblaciones históricamente marginadas”, dijo Carrasco. “Estoy encantada de tenerlo de vuelta en un espacio público, particularmente durante los tiempos turbulentos de hoy. Es tan relevante como lo fue hace 36 años cuando lo terminé por primera vez”.

About the Author