Exigen con protesta aumento al salario mínimo

El jueves 4 de septiembre empleados de comida rápida salieron a las calles a exigir más salario. Fotos: KioskoNews

El jueves 4 de septiembre empleados de comida rápida salieron a las calles a exigir más salario. Fotos: KioskoNews

Los Ángeles.- Rezagada entre la muchedumbre con una pancarta que alzaba de vez en cuando con una mano mientras que con la otra sostenía a su hijo de tres años, Noemí Flores participó en la protesta que se llevó a cabo el 4 de septiembre para exigir un aumento del 66 por ciento al salario mínimo para empleados de restaurantes de comida rápida.

Actualmente los inconformes ganan 9 dólares por hora y piden que suba a 15 dólares porque la calidad de vida en esta ciudad es de las más altas en el país.

Noemí Flores y su hijo de tres años.

Noemí Flores y su hijo de tres años.

“Estoy aquí por necesidad, no porque me guste andar en escándalos”, expresó Flores en tono bajo. “Pienso que si nos unimos y exigimos nos puede ir mejor porque con lo que ganamos no nos alcanza para vivir y tenemos que hacer milagros para sobrevivir”.

Esta madre soltera de tres pequeños de nueve, siete y tres años cuenta que los 840 dólares que gana al mes trabajando en un McDonald’s desde hace dos años no le alcanza ni para pagar la renta por la que tiene que desenvolsar cada el fin de mes 982 dólares.

“Si nos pagan el mínimo a 15 dólares nuestra situación mejorará, no mucho, pero sería de gran ayuda. Creo que es justo porque trabajamos mucho y de verdad, no nos alcanza, ¡nos alcanza!”, repite estas últimas palabra con énfasis y al borde de las lágrimas.

Flores explica que para completar la renta y pagar los recibos de luz, teléfono y el transporte público se ve en la necesidad de buscar otras alternativas.

“Salgo a trabajar en otras cosas para poder ganar dinero, como vender donas, limpiando casas para poder pagar los ‘billes’, para comprarles ropa y zapatos a mis hijos que crecen rápido.

Estos 10 manifestantes se postraron en medio de la calle Broadway, en el centro de L.A. y meas tarde fueron arrestados por desovediencia.

Estos 10 manifestantes se postraron en medio de la calle Broadway, en el centro de L.A. y meas tarde fueron arrestados por desovediencia.

“Y como no me gusta atenerme a nadie, yo vendo las donas en el edificio donde vivo, de eso saco como 300 dólares al mes”, agregó. “Y en limpieza de casas hago poco porque no tengo clientes, pero hago como cuatro limpiezas al mes”.

Dijo que gracias a las estampillas de comida que recibe resuelve la cuestión alimentaria de su familia.

“Por eso no nos morimos de hambre, pero de todas maneras no es suficiente con lo que gano en McDonald’s”, reiteró.

10 DETENIDOS

Los empleados de restaurantes de comida rápida realizaron dos paros laborales y dos manifestaciones frente a sucursales de McDonald’s.

A las 5:00 de la mañana se llevó a cabo el primer movimiento en Martin Luther King Jr. Boulevard, cerca de Parque de la Exposición, y el segundo a las 12:00 del mediodía frente a McDonald’s ubicado en la calle Brodway, entre la tercera y cuarta, donde fueron arrestados 10 inconformes detenidos por desovediencia civil.

Los arrestos se produjeron de manera pacífica luego de que los manifestantes se sentaron por casi media hora en medio de la calle en círculo y entrelazados con sus manos para exigir el aumento al salario mínimo.

A la protesta y marcha también se unieron otros trabajadores de varios sindicatos portando camisetas del SEIU, “Lucha por 15 “dólares L.A.”, entre otros.

Cientos de elementos de la Policía de Los Ángeles (LAPD) que se dieron cita en el lugar como medida de prevención, pero no fue necesario implementar la fuerza.

Heriberto zamora dijo que ni los nueve dólares que se gana como mínimo ni le alcanza para vivir ni a un soletro.

Heriberto zamora dijo que ni los nueve dólares que se gana como mínimo ni le alcanza para vivir ni a un soletro.

Heriberto Zamora, que también trabaja en un restaurante, pero no de comida rápida, se dio cita en el lugar para apoyar el movimiento argumentando con con el salario mínomo actual de nueve dólares la hora no alcanza para vivir bien ni para un soltero.

“Soy concinero, trabajo muy duro, y con lo que uno gana no es suficiente, no alcanza, uno vive limitado y ni cómo alcance para uno seguir preparándose, de verdad, el mínimo no alcanza ni para un soltero”, manifestó

El movimiento se presenta a un poco más de un mes después de que el abogado general de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo determinó que, a pesar de las repetidas afirmaciones de McDonald’s, la empresa es un empleador que ejerce un poder sustancial sobre las condiciones de trabajo de sus empleados.

Durante casi dos años, otros trabajadores de comida rápida McDonald’s se han unido para promover una huelga para exigir el aumento salarial y el derecho a formar un sindicato sin represalias.

Pero una y otra vez, la empresa y otros miembros de la industria han tratado de eludir las llamadas de los trabajadores, la invención de un mundo de fantasía en el que la responsabilidad de los salarios y las condiciones de trabajo recae sólo sobre los hombros de los franquiciados, no de las corporaciones que controlan cómo los alimentos se sirve y de precio.

About the Author